Predicador, de Garth Ennis y Steve Dillon

Mi segundo post en la Gaceta está dedicado a uno de mis tebeos favoritos, el irreverente Predicador, de los británicos Garth Ennis y Steve Dillon (sin olvidar la labor en las portadas de Glenn Fabry).

Se trata de una serie de 66 números y varios especiales que apareció a mediados de los 90 dentro del sello Vértigo de DC Comics y que llegó a ocupar, pese a tratarse de obras tan distintas, el hueco dejado por el Sandman de Neil Gaiman como serie “estrella” de la compañía.

El propio guionista, Garth Ennis definió a la serie y a sus intenciones al realizarla del siguiente modo: “Quiero que Predicador sea rápido, divertido, absolutamente irreverente y muy violento.” Y lo consiguió, sí señor.

¿Y de qué va? Pues es una especie de road movie, también es un western contemporáneo (a lo Grupo salvaje de Sam Peckinpah) y también tiene toques fantásticos. Y mucha mala leche e ironía. Y un uso de la violencia exagerado, hiperbólico, más cercano a la parodia que al drama. Y personajes extremos (desde “detectives sexuales” hasta suicidas frustrados obsesionados con Kurt Kubain).

Una entidad llamada Génesis, fruto de la prohibida unión de un ángel con un demonio, y al menos tan poderoso como Dios, se escapa de Cielo y se mete en el cuerpo de un predicador descreído y obligado a serlo por una serie de circunstancias que es mejor leer en el tebeo, llamado Jesse Custer. Esta “posesión” le permite a nuestro protagonista usar la “Palabra” y que todo aquel que la oiga esté obligado a obedecerle. Cuando Jesse descubre que Dios, quizá por miedo de la fuga de Génesis, ha abandonado el Cielo incumpliendo sus obligaciones, decide buscarle para cantarle las cuarenta. Le acompañarán en esta búsqueda su ex novia Tulip y un irlandés llamado Cassidy que esconde cierto secreto, que aunque se revele en las primeras páginas de la obra, no voy a spoilear.

Hay quien dice que este tebeo es una mera excusa para que el guionista sólo se dedique a contar gamberradas y las burradas más gordas que se le pudieran ocurrir, otros dicen que es un canto a la amistad y a la redención. Me da igual. Lo importante es que lo pasas bomba leyéndolo y te da pena que se acabe (tiene un final bastante redondo y bien llevado, por cierto). ¿Es que se necesita algo más?

A leerlo, leches.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Predicador, de Garth Ennis y Steve Dillon

  1. elGer dijo:

    Un comic que junta en una misma saga al Santo de los Asesinos y a Cassidy no es ni de lejos una gamberrada xD. Ya quisieran los chicos en pijama parecerse a este grupo.
    Garth Ennis ya demostró a donde podía llegar con sus Vicios Letales (Hellblazer) y desde luego con Predicador va a pasar a la historia del comic. Por lo menos ya se encargó de marcar mi adolescencia y enseñarme que el comic para adultos existe más allá de los enrevesados dibujos de Crumb.

    Y sí, posiblemente el mejor final escrito de todos los tiempos (Saint for the win!).

  2. LegalMan dijo:

    Hablando de “chicos en pijama”, ¿has leído The Boys? A Ennis no le tienen que gustar mucho los superhéroes, no… 🙂

  3. Pingback: La peli de predicador | La Gaceta de Bonvapor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s